Skip to content

Gastronomía y cultura culinaria

"" 

En la cocina danesa encontramos todavía elementos que datan del período preindustrial, es decir, de antes de 1860, de la época caracterizada por la economía doméstica basada en la despensa, surtida de productos como la cerveza y el pan de centeno y el cerdo salado y ahumado.

El hogar tiene una tremenda importancia para los daneses. Se invierte mucho en casas espaciosas y de calidad, y habitualmente casi todas las comidas se hacen en casa. En Dinamarca hay tres comidas principales: El desayuno y la cena suelen hacerse en casa, mientras que el almuerzo, por razones prácticas, suele tomarse fuera, y por lo general se lleva hecho desde casa.

La cocina danesa tradicional

Entre los platos de entonces que todavía hoy se sirven en los hogares daneses están la sopa de pan a la cerveza (øllebrød), las gachas de cebada (vandgrød), la sopa de guisantes secos (gule ærter), la fritura de manzanas y tocino (æbleflæsk), el bacalao (klipfisk), una variedad de morcilla (blodpølse), picadillo de carne (finker) y el puré de col rizada (grønlangkål).

Durante la segunda mitad del siglo XIX, en la época de las cooperativas, la leche y las patatas adquirieron un papel predominante en la dieta y la instalación de cocinas de leña, el uso de las máquinas domésticas picadoras de carne y la consolidación de los comercios al por menor contribuyeron a abrir nuevos caminos culinarios con platos como, por ejemplo, asado de cerdo con su corteza crujiente (flæskesteg), bacalao hervido con salsa de mostaza, caldo con bolitas de pan, de harina y de carne, albóndigas (frikadeller), filetes de carne picada (hakkebøf) y otros platos a base de carne picada. En este mismo período aparecieron muchos platos a base de frutas: compota de frutos rojos (rødgrød), sopa dulce (sødsuppe) y otras compotas, y a los platos tradicionales a base de verduras se sumaron la col guisada (stuvet kål), la col lombarda (rødkål), las remolachas encurtidas (syltede rødbeder) y la ensalada de pepino (agurkesalat), así como los estofados de guisantes y zanahorias (stuvede ærter og gulerødder).

El aprovisionador de productos frescos

Los productos frescos y los platos que, en otros tiempos, estuvieron reservados a la clase alta, se han convertido en algo cotidiano a causa de su industrialización. Este es el caso, por ejemplo, de los champiñones, el pollo, el caviar (en Dinamarca, equivale, las más de las veces, a huevas de barbada), el salmón ahumado y el pato, así como la salsa mahonesa y demás salsas frías.

Las importaciones y las nuevas tecnologías han borrado las diferencias de temporada, de modo que la mayoría de los productos frescos están disponibles todo el año. Al mismo tiempo, una serie de productos exóticos, como la berenjena, el aguacate, la piña, el maíz enano, el filete de pato de Berbería, el calabacín, las gambas de la China, el kiwi y el pimiento, han pasado a formar parte de la vida cotidiana de los daneses.

Cultura culinaria

Las comidas del día, que ascendían a cinco en la sociedad preindustrial, se han reducido a tres en nuestros días. Los daneses, en su gran mayoría, ingieren el almuerzo fuera de casa, ya sea en forma de bocadillos abiertos traídos de casa o de un menú del comedor del lugar de trabajo.

La comida principal es la cena y consiste generalmente en un solo plato en los días laborales. Tan sólo los mayores siguen comiendo gachas o purés de cereales como primer plato. La costumbre americana de comer a solas todavía no se ha impuesto en Dinamarca, salvo en el desayuno. Las familias danesas hacen un esfuerzo por reunirse alrededor de la cena cocinada en casa. Siguen siendo los solteros los que recurren a las comidas precocinadas.

Especialidades danesas

El "smørrebrød" o montado de pan de centeno untado con mantequilla y recubierto de pescado, carne o queso existe desde hace mucho tiempo, mientras que el "smørrebrød" de lujo servido en las fiestas sólo se remonta a las décadas cercanas al año 1900.

En cuanto a la pastelería, cabe mencionar el «wienerbrød», que es un tipo de pasta de hojaldre, y el «kransekage», un pastel hecho con pasta de almendras, el pastel de manzana con pan rallado dorado en mantequilla y confitura y, en cuanto a los platos calientes, el bacalao hervido con salsa de mostaza, salsa de mantequilla, huevo picado, rábano picante y patatas al vapor, así como el asado de pato, de oca o de cerdo acompañado de manzanas, ciruelas pasas, patatas al caramelo, col lombarda y salsa de extracto de carne.