Skip to content

Literatura infantil

La literatura infantil danesa nació a comienzos del siglo XIX y la principal aportación de Dinamarca en este terreno continúa siendo los "Cuentos" de Andersen de 1835 ("Eventyr, fortalte for Børn").

Sus historias son aún una fuente de inspiración para las obras de diversos narradores actuales de la literatura infantil danesa, como Bent Haller y Louis Jensen. Continúan presentes, además, en el universo infantil danés a través de las ediciones ilustradas por significativos artistas: Ib Spang Olsen, Otte Dickmeiss y Svend Otto S. Se puede apreciar también cierta influencia de los dibujos del propio Andersen en la obra de ilustradores más jóvenes como Lilian Brøgger y Cato Thau-Jensen.

La literatura infantil danesa constituye un terreno muy variado, con más de mil títulos editados al año. Hoy en día se caracteriza más por su estética que por su carácter pedagógico, y se publican álbumes ilustrados y narraciones de índole muy diversa: realistas, humorísticos, fantásticos y de corte más psicológico. Cecil Bødker se adelantó a la actual ola fantástica con su serie sobre el niño Silas (1967-2001), que trata cuestiones universales en un universo mítico. Las historias de Ole Lund Kierkegaard, Kim Fupz Aakeson y Bjarne Reuter tienen a menudo un tono humorístico, pero a la vez describen con gran precisión lingüística aspectos más serios de la vida infantil. Con su extensa producción estos autores han logrado llegar a un amplio sector del público en Dinamarca y fuera de ella.’’