Skip to content

La Navidad danesa

Navidad es "jul" (se pronuncia "yuul") en danés, un nombre del nórdico antiguo que significa "fiesta", y es la festividad más importante en Dinamarca con tradiciones que se remontan a siglos atrás.

En aquel tiempo no se celebraba la Navidad como los daneses la celebran hoy en día, aunque muchas costumbres y tradiciones han sobrevivido. Entonces la Navidad era principalmente un acontecimiento religioso. Hoy en día lo sigue siendo para muchos, aunque también tiene otras connotaciones. Es un importante acontecimiento familiar, así como una ocasión para reunirse con los buenos amigos. Además, es un suceso comercial donde los establecimientos venden todo tipo de cosas para la celebración de la Navidad. A la inmensa mayoría de los daneses les encantan estas fiestas y no pueden evitar ser cautivados por la expectación y el especial ambiente navideño.

La Navidad danesa en tiempos pasados

La Navidad y su celebración en Dinamarca tiene mucha historia. Incluso antes del nacimiento de Cristo se conocía el concepto de "Navidad" en los países nórdicos y algunas de las costumbres de esa fiesta pagana han continuado hasta nuestros tiempos, como la abundante cena de Navidad, entre otras cosas.

En la Edad Media, después de la cristianización de los daneses, las tradiciones católicas se mezclaron con las antiguas tradiciones nórdicas, particularmente en las ciudades, y se adoptó la costumbre de las velas. Se regalaban velas, comida y dinero a los pobres por caridad, y hoy en día todavía nos referimos a la Navidad como la fiesta de las luces.

En el campo poco cambió. Se creía que durante las fiestas de Navidad reinaban poderes mágicos que había que aprovechar o evitar. Por ejemplo, se dejaba pan en la mesa durante las fiestas para luego esparcirlo en primavera antes de sembrar, con el fin de asegurarse una buena cosecha.
Después de la Reforma en 1536 (cuando Dinamarca se convirtió al protestantismo luterano), la Iglesia intentó deshacerse de las antiguas costumbres – tanto paganas como católicas. Pero la gente no se desprendía fácilmente de sus viejas tradiciones, aunque algunos cambios sí sucedieron a lo largo de los siguientes dos siglos. La Navidad seguía siendo la festividad más importante y durante el mes de diciembre se llevaban a cabo todos los preparativos. En el campo se hacía la matanza del cerdo, tartas y pastas, cerveza y velas. También se efectuaba una limpieza general de la casa, y finalmente la familia se tomaba el baño de Navidad. Además, en Navidad la gente se preocupaba un poco más por los animales y la servidumbre. Se les daba un poco más de comer a los animales y a la servidumbre se le servía también algo más de comida como por ejemplo los buñuelos de manzana "æbleskiver" que todavía hoy en día se toman en Dinamarca en Navidad acompañados de "gløgg", una bebida caliente compuesto por vino tinto, un poquito de aguardiente ("snaps"), muchas especias, pasas y trozos de almendra.

Poco a poco se fueron introduciendo otras costumbres, como por ejemplo el árbol de Navidad, una tradición importada de Alemania. En Dinamarca se decoraba con figuritas de papel hechas por la familia, cucuruchos llenos de pastas y dulces, manzanas rojas, velas y banderitas danesas. También se introdujeron los crismas y los regalos, y el duende de Navidad (julenissen). El duende de Navidad solía ser un hombre anciano muy pequeño con barba blanca, vestido de gris con gorro y calcetines rojos y zuecos. Según la tradición convenía llevarse bien con él, porque si no te haría toda clase de bribonadas. Por eso la gente le dejaba arroz con leche, que era su comida favorita, en el desván. Hoy en día los duendes de Navidad tienen mucha familia, y como antes viven cientos de años.

A principios del Siglo XX se introduce la figura de Papá Noel, un concepto importado de los Estados Unidos. De Inglaterra vinieron el muérdago y el acebo, y después de la Segunda Guerra Mundial se empezó con los calendarios de Navidad, la corona de Adviento, la procesión de Santa Lucía, y así fue como la Navidad tal como la conocemos hoy fue tomando forma.

La Navidad danesa hoy

En Dinamarca, la Navidad empieza con el Adviento que significa "llegada". Se refiere a la llegada de Cristo y en sus inicios también significaba tiempo de cuaresma y penitencia como preparación a la fiesta de Cristo, la Navidad. El cuarto domingo antes de la Nochebuena - el primer domingo de Adviento – se prepara una corona de abeto y se le ponen cuatro velas y cintas rojas o violetas de seda. Se enciende una de las velas. El siguiente domingo se encienden dos, el tercero tres y el cuarto las cuatro velas.

El día 1 de diciembre es el primer día de las fiestas de Navidad y se empieza a abrir el calendario de Navidad. Todos los niños tienen uno y existe una gran variedad. Algunos son de papel y esconden o un dibujo o un bombón detrás de cada una de sus 24 ventanillas. Otros consisten en 24 regalos pequeños dispuestos de todas las maneras imaginables. Una tradición ineludible es el Calendario de los Países en Vías de Desarrollo que se compra en los bancos y en las oficinas de correos, y cuya recaudación va destinada a un país en vías de desarrollo.

Otra tradición es el calendario de la televisión para los niños. Es un cuento relacionado con la Navidad que consta de 24 capítulos.

También tenemos una vela calendario marcada con las fechas del 1 al 24 de diciembre. Cada día se enciende hasta gastarse la parte que corresponde a la fecha del día, y así hasta la Nochebuena.

Existe también la tradición de enviar crismas a familiares y amigos, y de comprar el sello navideño que se pega junto al sello oficial. Este sello navideño es diseñado por un artista conocido todos los años (en 1970 el artista fue la actual Reina Margarita) y los beneficios de su venta se destinan a obras benéficas, como "Julemærkehjemmene", hogares infantiles financiados en parte por la recaudación de la venta de los sellos navideños.
El día 13 de diciembre tiene lugar la procesión de Santa Lucía en escuelas, hospitales, residencias de mayores y otras instituciones. La procesión se compone de una niña vestida de blanca que lleva en la cabeza una corona de abeto con velas y una doble fila de niños y niñas también vestidos de blanco, con una vela en la mano. Se apagan todas las luces y se encienden las velas y la procesión va pasando por el lugar mientras los niños cantan la canción de Santa Lucía. Santa Lucía es el santo de la luz en la iglesia católica. La tradición proviene de Suecia y se introdujo en Dinamarca después de la Segunda Guerra Mundial.

La celebración de las comidas navideñas es también algo muy tradicional en Dinamarca y se celebran tanto con familiares como con compañeros de trabajo. En estas comidas se suele preparar un buffet de platos fríos y calientes como por ejemplo arenques, salmón, gambas, albóndigas, asado de cerdo, paté caliente con champiñones y bacon, quesos y dulces navideños. La comida se acompaña con cerveza y "snaps" (aguardiente danés). Cada fábrica de cerveza en Dinamarca produce en Navidad su particular cerveza de Navidad con nombres como "X-mas", "Cerveza de nieve", etc.

La cena de Nochebuena consiste tradicionalmente en pato, ganso o cerdo asado acompañado de patatas (cocidas y glaseadas) y lombarda cocida. De postre se toma Ris à l’amande. Es como un arroz con leche con trocitos de almendra que se come con una salsa caliente de cerezas. Se esconde una almendra entera en el arroz y el que la encuentre recibe un regalo como premio.

Cuando se ha cesado la cena se encienden las velas del árbol de Navidad y la familia da vueltas alrededor de éste cogidos de la mano y cantando villancicos. Después se abren todos los regalos y se toma café y dulces. El día de Navidad es también típico celebrarlo en familia con una buena comida.

Nochevieja

La Nochevieja no es una fiesta tan familiar como la Nochebuena. Es corriente celebrarla con amigos o acudir a alguna fiesta. La cena tradicional de esta noche es a base de bacalao. Esta noche la gente se viste con sus mejores galas y es típico llevar un gorro gracioso. También se suele decorar la mesa con artículos de broma (matasuegras, serpentinas) para hacer uso de ellos durante la cena. La celebración empieza a las 18.00 h. con el discurso de la Reina transmitido por la televisión. Luego se cena, y unos instantes antes de las 24.00 h. se vuelve a encender la televisión o la radio para oír las campanadas del Ayuntamiento de Copenhague. En Dinamarca se dice que hay que "entrar en el año nuevo saltando", por lo que la gente se sube en una silla y al sonar la primera campanada, la genta salta. Luego se brinda con champagne y se desea un feliz año nuevo a todos. Después la gente sale a la calle a tirar fuegos artificiales y la fiesta sigue hasta altas horas de la madrugada.

La Navidad dura en realidad hasta el día 6 de enero, el día de Reyes. En Dinamarca no hay una tradición de celebración de este día como en España. En Dinamarca, es el Papa Noel quien trae los regalos a los niños en Nochebuena. El día 6 de enero no es fiesta en Dinamarca, no obstante este día mucha gente enciende las velas del árbol de Navidad por última vez y después se guardan todas las decoraciones navideñas para el siguiente año.